¡Estamos viviendo un renacer de la Iglesia!

La Renovación Carismática Católica es una de las tantas bendiciones dadas por Dios en respuesta a la oración del Papa Juan XXIII; y es el Espíritu Santo el principal motor, el cual da sus dones, sus frutos, etc., pero los da para extender el Reino de Dios, para edificar la Iglesia.

¿Qué es la Renovación Carismática Católica?

 La Renovación Carismática Católica NO es un movimiento más, es la Iglesia en movimiento, está en la Iglesia y se extiende en ella.

¿Por qué Renovación?

“Renovar” significa “volver a ser nuevos”, muchos hermanos tienen la inefable experiencia que sus vidas han cambiado por la acción del Espíritu Santo, y los renueva permanentemente.

¿Por qué Carismática?

Esta palabra proviene de carisma, palabra griega que significa “regalo” o “don”, carismático es pues quien tiene algún regalo o don de Dios.

¿Qué es un grupo de oración?

Son personas de toda edad, nivel cultural y condición económico social, donde todos se sienten hermanos en Cristo y lo esencial es la oración, a ejemplo de las primeras comunidades cristianas.

Live Broadcast
Transmisión en vivo

Mensaje del Cardenal para la Conferencia XXX – 21 d Oct 2017.

Buenas tardes a todos!

No podía dejar pasar esta oportunidad sin detenerme unos minutos pasando por aquí a saludarlos y desearles que la paz de Dios les siga acompañando  en todo lo que hacen y que el Espíritu Santo les guíe  siempre por el camino del bien y de la alegría de saberse testigos del  amor de Dios donde quiera que vayan.

Por la información que me dio el padre Rigoberto, sé que están celebrando este año, en unión a la  Renovacion en el mundo entero, El Jubileo de oro de la Renovacion Carismática, celebración que tuvo inicio en Roma en junio pasado en cabeza del Papa Francisco y con la  representación de más de 125 países del mundo entero, y que por supuesto USA y Chicago estuvieron presentes, para gloria de Dios. Igualmente sé que el pasado mes de julio en Pittsburg también hubo gran celebración por este mismo motivo, en razón de que allí fue el lugar donde comenzó esta fuerza carismática aquí en América en 1967, especialmente  por medio de la oración de un pequeño grupo de estudiantes que allí se reunieron en oración y que ahora toma fuerza en muchos lugares y naciones. Por eso el lema o tema de esta Conferencia número 30 (XXX) que ustedes están llevando a cabo aquí: “Reaviva la llama del Espíritu santo que hay en ti”.

Reavivar, Reencender o Renovar, son verbos o palabras que invitan e incitan a una acción intencional de revivificación a despertar, a estar alerta y dispuestos a tomar acción para hacer cosas que dejen profunda huella y que trasformen vidas. Todo eso es posible si nos abrimos a la acción del Espíritu Santo que recibimos en el bautismo y que renovamos en la oración y cada sacramento dentro de nuestra Iglesia.

Renovar… A propósito de renovar,  bien saben ustedes que como Movimientos eclesiales dentro de la Iglesia son parte vital en este proceso de trasformación y de renovación de la Iglesia como nos invita el santo Padre, Papa Francisco. Aquí en Chicago, yo estoy firmemente convencido que con la ayuda del Espíritu Santo esa acción está tomando cada vez más raíces firmes  y dejando huellas más profundas.

En nuestra Arquidiócesis, la Iniciativa RENEUVA IGLESIA, la cual estoy acompañado junto a todos mis sacerdotes a y todos los fieles laicos, se encarna en la firme convicción de responder a la llamada de Jesús a ser discípulos misioneros de su amor misericordioso en el mundo y para el mundo.

La historia de la Salvación ha estado llena de testigos creyentes y creíbles, apasionados y entregados a esa causa, y uno de ellos, en el siglo XII, es San Francisco de Asís a quien con devoción especial contemplo y a quien me confío  en su intercesión por esa iniciativa aquí en nuestra propia Casa – AOC. En Renueva mi Iglesia hemos dado ya pasos importantes, y con la ayuda de Dios seguiremos adelante confiados también en la asistencia amorosa de nuestra Madre, la Virgen de Guadalupe, y ustedes – los movimientos – están llamados también a entrar en esta barca, sin miedo, a abrirse a la oración y apoyar a sus pastores en las diversas comunidades, a ayudar a hacer el camino más seguro aunque no sea tan fácil de recorrerlo.

La renovación de la Iglesia compete todos loca corazones y todos estamos incluidos en ese plan de Dios como leemos en Jeremías: “Había en mi corazón un fuego ardiente medito en huesos…  Me sedujiste, oh Señor, y me dejé seducir y tu ganaste” (Cfr. Jr 20, 7-9) En todas, y con todas las iniciativas de Evangelización Dios quiere ganar almas para el cielo, pues quiere que todos los hombre lleguen al conocimiento de  la verdad porque solo al verdad los hará libres.

Amigos, sigamos renovando esa verdad en nosotros, en cada corazón, en cada parroquia, en cada movimiento eclesial y dejemos que las mociones del Espíritu Santo nos remuevan de las tierras frías, áridas y pedregosas y nos pongan  en terrenos de fertilidad profunda, firme y duradera donde quienes el 30, o quienes el 60 o mejor aún, quienes estemos dispuestos a darnos al 100 para Dios por medio en una Renovacion y trasformación que tome raíces profundas, y haga de esta Arquidiócesis un terreno firme y dando cosechas abundantes de gran bendición.

Les invito a dejarse reconciliar con Cristo, como nos urge san Pablo y a estar dispuestos a ofrecernos los mismos sentimientos que estuvieron en Cristo Jesús. Por eso les invito a concluir este momento y saludo con la Oración de San Francisco y vez  haciéndonos acompañar del Coro cantemos juntos:

Haz me un Instrumento de tu paz…

P.S.

Terminada la Canción,

Nuestro padre y pastor el Cardenal Blasé Cupich dará la bendición para todos los presentes.